Header Ads

Teléfonos celulares en el aula


5 maneras en que los teléfonos inteligentes están saboteando la educación


Cuando era niño, teníamos que caminar bastante hasta llegar a la escuela. Por supuesto, el camino a casa se hacía igual de largo. Pero si quería escuchar música tenía que usar un Walkman, porque el reproductor de CD portátil no tenía protección electrónica contra saltos.
Y si queríamos grabar imágenes, bueno, necesitábamos un dispositivo completamente separado llamado cámara de video.



Los tiempos han cambiado


Es posible que los niños de hoy en día aún tengan que desplazarse las mismas distancias respectivas para llegar a sus escuelas, pero estoy seguro de que estas caminatas son mucho más agradables cuando lleva un dispositivo en su bolsillo que tiene acceso completo a Internet, mensajería instantánea, comunicación de voz, la capacidad para grabar imágenes, más juegos que una sala de videojuegos, y una variedad de aplicaciones limitadas solo por los límites del ingenio humano.
Sí, los niños de hoy tienen teléfonos inteligentes, y los efectos del cambio y el temblor del mundo por esta causa solo han comenzado a ser examinados. Este artículo explicará algunas de las formas en que estos dispositivos cambian el entorno del aula.

Acceso sin restricciones a Internet


Controlar la navegación por Internet de los estudiantes dentro de una escuela solía ser tan fácil como configurar un firewall.

La facultad o el portero de red designado mantendrían una lista de sitios web que estaban bloqueados. Si los estudiantes pasaran demasiado tiempo viendo imágenes en el sitio web de la NBA o peleas escolares en YouTube, el personal simplemente podría tomar la decisión de restringir o cortar el acceso a esos sitios.

Las cosas han cambiado. Los estudiantes con teléfonos inteligentes tienen acceso completo a Internet, y los funcionarios escolares pueden hacer poco o nada para controlar su navegación.

Comunicación silenciosa


Ahora que los estudiantes tienen teléfonos celulares, pueden comunicarse en silencio justo debajo o alrededor de la atención de su maestro. Esto lleva a una multitud de problemas.

Es más fácil para los estudiantes hacer trampa, distraerse o reclutar ayuda externa en caso de una pelea. Lo que pudo haber sido "justo" en el pasado ahora lleva a que el primo grande y sus muchachos vengan a la escuela para solucionar un problema.

Organizar tal ocasión en el pasado habría requerido mucho más trabajo, y habría habido períodos de enfriamiento en el medio de todo. Ahora todo puede suceder en un instante con unas pocas pulsaciones de teclas.

Facilidad para hacer trampa


En el pasado, hacer trampa requería habilidades sociales. Uno tenía que encantar las respuestas de un compañero, sobornarlas de alguna manera o intimidar a alguien. Cada una de estas rutas tiene su mundo real paralelo y, por lo tanto, los estudiantes estaban mejor preparados para funcionar dentro de la sociedad.

Ahora, los estudiantes pueden hacer trampa sin tener ninguna interacción social legítima. Con la última ola de teléfonos inteligentes, los estudiantes ni siquiera necesitan escribir las preguntas para obtener las respuestas. Solo pueden usar comandos de voz. ¿Por qué un alumno leería la sección del libro de ciencias sobre volcanes cuando puede preguntarle a Google qué tan caliente es el magma? ¿Cómo encontrarías la respuesta? Es sorprendente pensar en lo fácil que es para los estudiantes de esta generación hacer trampa.

Distracción constante


Cuando estaba en la escuela, cuando teníamos que mantener nuestros reproductores de CD suspendidos en el aire en el autobús y rezar para no golpear ningún bulto, estábamos limitados en las distracciones que teníamos a mano.

En general, si me aburría con la instrucción, tenía algunos carteles en el aula a los que podía mirar, y las ardillas que corrían por la ventana ofrecían una deliciosa intercesión. Aparte de eso, la imaginación era el único escape. En contraste, los niños de esta generación tienen acceso a casi todos los videojuegos imaginables, su imaginación debilitada y el mayor sumidero de todos los tiempos: Facebook.

Estoy seguro de que hay alguna aplicación disponible en la que no solo pueden ver a las ardillas hacer cosas durante la escuela, sino también controlar a las ardillas. Llamaría a esa aplicación "Ardillas furiosas", pero me estoy desviando. Mi punto es que, como estoy seguro de que has notado en la última línea que estabas parado, cuando uno tiene un teléfono inteligente, uno nunca tiende a aburrirse.

Los teléfonos celulares y los teléfonos inteligentes


Continúan cambiando la sociedad de maneras que apenas estamos comenzando a darnos cuenta, por lo que, naturalmente, esto se está filtrando en el aula.

Pero esta no es la única tecnología que está cambiando el sistema educativo. Los maestros ahora pueden publicar tareas en línea y animar a los estudiantes a usar sus teléfonos inteligentes para siempre.

De esta forma, los estudiantes pueden recibir alertas por correo electrónico cada vez que se publica una tarea, verificar la tarea desde los navegadores web en sus teléfonos inteligentes e incluso imprimir la tarea en sus impresoras en la nube.

Si la tecnología moderna no hace que esta generación de niños sea súper inteligente, los echará a perder y los hará incapaces de hacer un trabajo real, como hacer que sus pequeños dedos se vuelvan polvorientos hojeando catálogos de tarjetas en la biblioteca o yendo a la biblioteca.

Lo siguiente es sacarle provecho a los jóvenes con el uso adecuado de las nuevas tecnologías.



Con la tecnología de Blogger.
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más